¿Por qué funciona así el Sistema d’Hondt?

En demasiadas ocasiones oímos en España que el problema del reparto de escaños en el parlamento es causado por el sistema que se utiliza (d’Hondt). Hoy me quiero embarcar en la aventura de intentar explicar qué hay detrás de este sistema y por qué reparte así los escaños de un parlamento.

Para empezar lo quiero resumir en una frase: Es un sistema que garantiza que toda persona que pasa a formar parte del parlamento representa a más ciudadanos que cualquiera de los que no consigue escaño.

Puede parecer una obviedad, y es posible que estemos acostumbrados a pensar que no lo hace por como se aplica en España, pero lo cierto es que el reparto que hace es óptimo según este criterio. Voy a utilizar un pequeño ejemplo de unas elecciones ficticias para mostrarlo.

Elecciones en el país de los 1000 votos

Supongamos unas elecciones en un país en el que votan 1000 personas para elegir 5 representantes. En principio, cada 200 votos deberían dar un representante, pero como ningún partido suele conseguirlos exactos, a partir de ahí es cuando empieza el problema del reparto.

Por ejemplificar la tarea de repartir, vamos a suponer que el resultado de la votación ha sido el siguiente:

  • Partido A: 480 votos
  • Partido B: 230 votos
  • Partido C: 125 votos
  • Partido D: 110 votos
  • Partido E: 55 votos

Ahora toca decidir de qué partido son los 5 representantes que se deben elegir. El primer representante es fácil de seleccionar, debe ser del partido A ya que son los que más votos tienen. La duda puede surgir con el segundo escaño: el partido B es el segundo que más votos tiene, pero ¿tiene suficientes como para merecer ese escaño más que el partido A?

La clave está en la idea inicial que he propuesto, no debería haber fuera del parlamento alguien con más votos que un representante que esté en el parlamento. Si el partido A tuviera dos escaños, cada uno representaría a la mitad de sus votantes: 240, y por lo tanto tendría más derecho que el partido B, ya que su candidato representaría a 230 votantes.

Siguiendo este mismo principio, el tercer representante tendría que ir a parar al partido B. Si se le asignaran al partido A los tres representantes, cada uno de ellos representaría a 160 votantes y se quedaría fuera el candidato del partido B con 230 votos.

A la hora de elegir de qué partido será el 4º representante hay que empezar a mirar más partidos porque A y B ya tienen representantes, así que veamos qué pasaría en cada caso:

  • El partido A tiene 480 votos y dos representantes, por lo que, si se les diera un representante más, cada uno de ellos representaría a 160 votos (sus 480 votos divididos por 3).
  • El partido B tiene 230 y un representante. En el caso de que se les diera a ellos, cada uno de sus dos representantes estaría apoyado por 115 votos (la mitad para cada uno).
  • El partido C tiene 125 votos que sería los que tendría su representante si entrara.

El partido C tiene más derecho que el partido B a conseguir un nuevo representante, pero no llega a ganar al partido A. El partido A se llevará el 4º representante y el partido C se quedaría con el 5º. De esta forma el reparto quedaría de la siguiente manera

  • Partido A: 3 representantes cada uno con 160 votos.
  • Partido B: 1 representante con 230 votos.
  • Partido C: 1 representante con 125 votos.
  • Partido D: 0 representantes con 110 votos.
  • Partido E: 0 representantes con 55 votos.

Los dos partidos que se quedan fuera del parlamento representan a menos votantes que cualquiera de las personas que han entrado en él.

Repartiendo con una tabla

En los párrafos anteriores he ido argumentando por qué hay que ir eligiendo uno y no otro según los votos, pero lo cierto es que hacerlo con muchos partidos se puede convertir en algo muy complicado y tedioso. Para simplificar esta operación, está la famosa tabla de reparto que es la que resume todas las operaciones. Su construcción es muy sencilla, basta poner en cada fila a un partido y en cada columna sus votos divididos por 1, 2, 3, etc.

 12345
Partido A48024016012096
Partido B23011576.757.546
Partido C12565.241.731.325
Partido D1105536.727.522
Partido E5527.518.313.811

Con la tabla, basta con elegir las 5 celdas con mayor valor (las he marcado en negrita), ya que cada una muestra los votos que tendría cada representante si su partido obtiene los escaños que marca la columna.

El caso español

En España hay dos peculiaridades, dos pequeños añadidos que hacen que no se garantice que todos los representantes que están en el Congreso tienen detrás de sí más apoyos que cualquiera de los que se ha quedado fuera.

El primero de ellos es la existencia de distritos electorales. En vez de elegirse los representantes sobre los votos totales, cada provincia o ciudad autónoma, realiza el reparto. Esto hace que la idea se mantenga dentro de la provincia pero no a nivel nacional. Si un partido concentra el voto en una provincia puede conseguir un escaño con un menor número de votos que un partido que reparta sus votos a nivel nacional y no lo consiga en ninguna provincia.

Aunque esto que acabo de decir de que la idea se mantiene en cada provincia tampoco es del todo cierto, porque se aplica un mínimo del 3%. Si un partido no obtiene al menos el 3% de los votos del distrito electoral, no entra al reparto. Aunque esta norma existe, lo cierto es que no suele afectar, ya que solo en las provincias grandes como Madrid o Barcelona, hay tantos escaños a repartir que un partido con menos del 3% pudiera tener derecho a uno.

Notas finales

He tratado de explicar qué hay detrás del reparto que se hace con d’Hondt y cuál es el criterio que sigue. Cada sistema de reparto sigue un criterio diferente: por ejemplo, podríamos querer que el porcentaje de escaños se pareciera lo más posible al porcentaje de votos. Es otro criterio y daría otros resultados; en este caso, saldrían beneficiados aquellos partidos que están a punto de entrar y les faltan unos pocos votos.

El debate de qué criterio elegir es otro, y lo dejaré para otra ocasión. Hoy sólo quiero quitarle a d’Hondt su fama de injusto.

Pin It on Pinterest